Home / Formaciones o Espeleotemas / Estalagmitas

Las gotas de agua al caer al suelo originan las ESTALAGMITAS. Generalmente son más anchas que las estalactitas, y con el extremo menos puntiagudo. Presentan una enorme variedad de formas, resultado de diversos factores como el ritmo del goteo y su altura de caída, evaporación, etc. Por ejemplo mientras mayor sea la altura de goteo menos altura tendrá la estalagmita y su parte superior irá variando de convexo a cóncavo.

Si la estalactita y la estalagmita crecen hasta unirse se convierten en una columna como las que observamos en la imagen inferior que corresponden a la Caverna del Templo.

Los ritmos de crecimiento de estas formaciones son variables y muy irregulares, pudiendo sufrir largas interrupciones. En algunos casos se han medido velocidades, obteniéndose valores de hasta 1 cm. en 2 años; aunque no pueden ser generalidades.

Además de estalagmitas, los goteos producen una variedad de concreciones cuando caen sobre sedimentos detríticos. Así la formación de un orificio por erosión y la precipitación de calcita en las paredes del mismo, da lugar a ANTIESTALAGMITAS o conulitos.

En esta imagen apreciamos cómo es el proceso de formación de las antiestalagmitas, la calcita se va precipitando dentro del sedimento y cuando éste se erosiona quedan al descubierto las concreciones.

Los conulitos tienen un origen similar al antes descripto para la antiestalagmita pero la diferencia está en la forma que adoptan.